Javier de Castro

  • La única forma de comprobarlo sería volver a probar los vinos que tenemos en la cabeza como bien ácidos y compararlos con nuestros recuerdos. En mi caso, recuerdo acideces límite las de los Caiño de Zárate y el Espadeiro de Attis. Y aún podríamos tener el “efecto añada” si pillamos una cálida.

    Creo que esa sensación se debe a la populariza…[Leer más]

  • Interesante vertical, buen regalo de cumpleaños.
    Por cierto, ¡felicidades!
    Un abrazo

  • A ver, señor, no mezclemos caldos con guisos y potajes. Que pasamos de una galaxia a otra, aunque con el denominador común de la cuchara (mi perdición, por cierto).

  • Jajaja, así es, talmente.

    Ahora, dale a cualquier pollito una sopa de ajo o de cebolla. Un buen caldo de carne o un consomé de ave. Un caldo gallego o una sopa de cocido. A todo el mundo gusta, aunque no esté de moda…

  • Gracias Gabriel, muy interesante. Nada más reconfortante que un buen caldo.

    Por cierto, mi suegro fue causante involuntario de grandes achicharramientos por su gusto por el caldo bien caliente y su tolerancia a las altas temperaturas.

    Mi preferido es el de nabizas, y que no falte el unto.

  • Pues no sé, no me parece que haya una evolución así en el tiempo (en términos generales). Lo que hay son diferencias entre los vinos, en zonas y varietales. No es lo mismo una Mencía del Bierzo que un Caiño de Rias Baixas.

  • Javier de Castro ha escrito una nueva entrada, ¡Hay caldo! hace 5 dias, 5 horas

    El cartel de “hay caldo”, aunque no ha desaparecido del todo, se observa con menor frecuencia en los bares y locales de gastronomía, e incluso se oye menos la frase preguntando: ¿“apetece una caldo”? […]

    • Es curioso Gabriel como va desapareciendo el tema de los caldos, incluso en casa de la gente joven, pero sin embargo el ramen está de moda y muchos lo hacen en casa. En la mía hay caldo de todos, incluyo el ramen, pero también el puchero, la sopa de ajo, los potajes, las fabadas y hasta algún goulash o curry caldoso. En casa la cuchara es muy preciada.

      Por cierto, muy recomendable el libro de los Caldos de Ricard Camarena, lleno de recetas pero, sobre todo, de consejos prácticos.

      • – Mamáaaa… ¿qué hay para comeeeeeeer?
        + Filetes rusos y ensalada.
        – Qué rollooooooooo….

        – Mamáaaaa… ¿qué hay para comeeeer?
        – Hamburguesa BLT
        + Moooolaaaaaa

        Ningún “gente joven” ha sufrido en el rodaje de esta obra de teatro basada en 10e6 historias reales }:-)

        Saludos,

        Jose

        • XD Mira que me siento mal cuando digo “la gente joven”, peeeeero, ya se me pasó esa edad.

          Pero así es.

          Saludos
          Dani

        • Jajaja, así es, talmente.

          Ahora, dale a cualquier pollito una sopa de ajo o de cebolla. Un buen caldo de carne o un consomé de ave. Un caldo gallego o una sopa de cocido. A todo el mundo gusta, aunque no esté de moda…

      • A ver, señor, no mezclemos caldos con guisos y potajes. Que pasamos de una galaxia a otra, aunque con el denominador común de la cuchara (mi perdición, por cierto).

        • Hay una gran confusión entre cocidos, potes y guisos (aqui ahora les llaman guisotos)

          • Tema interesante, yo consideraría un guiso como algo diferente a un caldo, el guiso bajo mi opinión tiene más materia …. diremos “masticable” eso sí acompañada de un buen caldo que este no llegar a ser salsa por la consistencia, en cambio un caldo es más líquido que otra cosa aunque se acompañe de tropezones o pasta, los potajes sería un derivado del guiso…… todo esto bajo mi apreciación he ignorancia, espero que si no es así me saquéis de esta idea.

      • Por aquí este año se ve, con cierta frecuencia, un caldo clarito de tipo sopa de ajo.

        saludos

    • Recuerdo yo un frío invierno en Donosti, resaca mañaniega, muy pocas horas de cama, teníamos partido de rugby en un par de horas y no se nos ocurrió otra cosa que darnos un baño en La Concha, 8 de la mañana aprox. Nos aplaudieron varios paseantes, salimos muy orgullosos de la ovación pero absolutamente helados, y ahí, en La Concha, cruzando un paseo un bar abierto con un cartel exterior escrito a mano que decía : “HAY CALDO”

      No sé los que nos tomamos hasta que entramos en calor, qué rico estaba, no podíamos separar las manos de la taza. qué sensación de confort.

      Todavía cuando recuerdo ese momento experimento un bienestar tremendo. Y lo recuerdo cada vez que veo el cartel de “HAY CALDO”, como bien dices, cada vez más inusual.

      “HAY CALDO”

    • Todavía no he conseguido que en la carnicería del barrio me entiendan cuando les pido la “jolitriniti”: Rodilla, caña, espinazo ^___^

      Saludos,

      Jose

    • Muy interesante! En casa también somos de cuchara, me gusta el caldo en todas sus versiones, cuando era jovenzuelo lo hacíamos bien cargado, claro está bien cargado de jamón con su corteza, chorizo e incluso alguna morcilla…. si si a lo de siempre le añadíamos lo que teníamos en casa, bueno en la tienda porque mi casa también era una charcutería y claro está nos nutríamos de lo que teníamos. Hoy en mi casa y con influencias francesas ese puchero que se cortaba con cuchillo se ha vuelto mas light, para empezar el chorizo lo hago aparte, cuando el caldo lleva una hora y media saco una pequeño perol y ahí cuezo los chorizos ( a mi me gusta con chorizo) ese caldo que se convierte en la esencia del diablo tanto por su olor como por su potencia lo desgraso un poco le paso la batidora y se espesará un poco al emulsionar con la grasa que ha dejado, ese mejunje lo sirvo aparte en una salsera y quien quiere se echa al gusto, es una locura.

      No olvido los ramen, que buenos y que reconfortantes, con su miso y su umami a muerte, incluso un simple caldo de pollo con algunas verduras ya me vuelve loco.

      Tengo una amiga cocinera que dice que lo importante es la carne y que verdura hay que echar la justa, para aromatizar como bien ha explicado Javier, es ahí cuando dejé de ponerle patata que no le aporta nada y si se la pongo lo hago más para los nanos que para nosotros.

      Con respecto al libro de Ricard Caldos, decir que es una auténtica pasada pero hay que tener algunos años de cocina avanzada para poder disfrutar de el, es complejo, pero ahí está su gracias en lo diferente y elaborado del proceso, lo recomiendo solo si te gusta mucho la cocina y sabes de lo que está hablando. No es para todos los públicos.

      Viva el caldo.

      • Veía hace poco, en el canal de Tutubo, a las amables gentes de Lakasa hacer caldo para su plato de borrajas y cardo y me sorprendió la cantidad de patata que lleva.

        Saludos,

        Jose

        • La patata la suelen usar para dar cuerpo. Hay lugares que les gusta asi. Saludos

        • No me extraña en algunos caldos y preparaciones con patata lascada es esta la que le aporta el extra de almidón, pero en un puchero o un caldo de pollo a mi no me va, es cuestión de gustos, aclaro no me va, no! no creo que le aporte nada el puchero.

      • El chorizo es básico en nuestra cocina.

        Un dia hay que hacer una homenaje al pimentón, sin el cual…….

        Saludos

        • Cierto, que bueno!! las cosas más sencillas se realzan con un poco de pimentón, aquí en Valencia hay “restaurante” que se llama EL PITO II que te ponen un pan a la plancha con aceite de oliva y pimentón…… que está de morirse allí mismo. Una simple cortada de jamón York con aceite y pimentón la llevas a otro nivel. Yo cuando hago tomate frito le añado una pequeña cantidad de pimentón para darle ese toque diferenciador. Me encanta el pimentón, un imprescindible y por ende los chorizos, manjar que traspasa nuestras fronteras, en Francia somos casi tan conocidos por el chorizo como por la paella, se les ha ido la cabeza, lo ponen a todo, incluso a la paella (jajajajajja, satanes).

          • Yo también le añadao un poco de pimeneton al tomate frito que elaboro.

            Si no se dsipone de azafrán, entiendo que tiene su lugar un poco de pimentón. aunque esto que digo igual es un sacrilegio para un valenciano.

    • Gracias Gabriel, muy interesante. Nada más reconfortante que un buen caldo.

      Por cierto, mi suegro fue causante involuntario de grandes achicharramientos por su gusto por el caldo bien caliente y su tolerancia a las altas temperaturas.

      Mi preferido es el de nabizas, y que no falte el unto.

      • Nabizas, como buen gallego, aqui no es usa para tal. Con un grupo gastronómico al que pertenezco estamos recuperando cocidos históricos de Cantabria y uno de ellos es el de respigos, que es el equivalente a vuestros grelos.
        Saludos

  • Una receta de pasta muy resultona y con un punto fresco y exótico muy simpático. Gracias Vicente.

  • Esa es la primera pregunta que le hice y me respondió con dos argumentos lógicos: primero, tiene poco espacio y, segundo, ya había otras tiendas vendiendo buenos quesos de fuera -en particular franceses-

  • Gracias Aurelio. No me he explicado bien, el Morbier no lleva pimentón, sólo una fina capa de ceniza en el centro. El Biperra inicialmente llevaba una capa de pimentón donde el Morbier lleva la ceniza.

  • Continuamos la serie con el pequeño y coqueto establecimiento Solo Queso, reflejo de la personalidad de su propietario, Bertrand Mazurier, en el Mercat de Russafa. Nos ha elegido un queso de Elvira García e […]

    • Me encanta Solo Queso porque me encanta Bertrand, su pasión por los quesos y cómo la transmite. ¿Qué hace un francés vendiendo queso artesano español en el Mercado de Ruzafa? Da para un soneto.

      • Esa es la primera pregunta que le hice y me respondió con dos argumentos lógicos: primero, tiene poco espacio y, segundo, ya había otras tiendas vendiendo buenos quesos de fuera -en particular franceses-

    • Estupendo post Javier, una delicia leerlo, además de muy instructivo.

      Oye, ¡no sabía yo que el Morbier llevara pimentón! No lo percibo, ¿lo lleva mezclado con la ceniza?

      • Gracias Aurelio. No me he explicado bien, el Morbier no lleva pimentón, sólo una fina capa de ceniza en el centro. El Biperra inicialmente llevaba una capa de pimentón donde el Morbier lleva la ceniza.

        • Perdona Javier, te has explicado perfectamente, al releerlo me he dado cuenta de que yo lo había interpretado mal. La edá y las prisas… XXD

  • Gracias por las felicitaciones, a ver si podemos visitarlo.

  • Bonito artículo. Qué buena pareja: sushi y cítricos. Y qué interesante actividad de Todolí Citrus Fundació y Silla Bjerrum.

    Enhorabuena y bienvenida, @albertinatorres.

  • Magnífico hilo: Qué bonito “con las manos en la masa” y qué buenos recuerdos. Ríete tú de Canal Cocina  😉

  • Tienes toda la razón, he intentado contraponer una experiencia, fuera del restaurante habitual, de salado al dulce y no tiene por qué. Touché 😉

  • En fin, tengo que reconocer que, en principio, la propuesta no me llama mucho la atención. Dulce, Adriá, Londres, no me parece una combinación muy apetecible. El concepto de sólo dulce para tomar no me llama (lo que viene siendo un salón de té de toda la vida) pero, encima de autor (póngale un plus a la cuenta) y en Londres, donde ya es todo c…[Leer más]

  • Muy interesante, @PacoHigon.

    Respecto al nombre elegido, creo que hay unanimidad en lo desafortunado del mismo.

    El tema de las D.O. y su evolución es interesantísimo. Hubo un tiempo que fueron garantes de control y de calidad y, aunque no se puede generalizar en absoluto porque son un mundo variopinto, en muchos casos se han convertido en un l…[Leer más]

  • Jajaja, me alegro de que hayas cedido a la presión. Me gusta la flexibilidad de tu receta en cuanto a los ingredientes y la puesta en escena. Bravo, me encantan tus recetas.

  • Sí, estamos de acuerdo, pero me gusta divagar 😉

  • Es así, nos falta “cultura cervecera”

  • Cargar más