Aguilar de Campoo, la capital de las galletas