Anchoas. ¿El precio hace el aprecio?