Cocina de aprovechamiento o Los tres entierros de Melquiades Estrada.

Inicio Foros Foro de gastronomía y restaurantes Cocina de aprovechamiento o Los tres entierros de Melquiades Estrada.

Este debate contiene 14 respuestas, tiene 5 mensajes y lo actualizó  Jose Ruiz hace 21 horas, 21 minutos. This post has been viewed 177 times

  • Autor
    Publicaciones
  • #7176

    Jose
    Participante

    Muy estimadas huestes gaudaras:

    Los que me conocéis bien sabéis… bueno, nadie me conoce bien si exceptuamos aquel compañero de celda en el ya frío y lejano ’76… Ehem, dejemos pasar esto.

    Decía yo que los que me conocéis, aunque sea de leídas, sabéis de mi natural querencia por la cocina de aprovechamiento, pues si algo me gusta más que cocinar es cocinar reaprovechando. Eso sí, no me valen cosas como recalentar sin más, o añadir tomate, sofreír y listo. Nop, mi intención siempre es reaprovechar generando algo moderadamente nuevo, nutricio y, desde luego, rico.

    ¿Comenzamos? Comenzamos.

    Hace unos meses compré unos lomos de deliciosa momia pisciforme, esto es, bacalao. Andaba yo entonces con el antojo de hacer remojón granaíno. Cuestión esta, ya que me preguntáis, que me suele acontecer con los últimos coletazos cuaresmales, últimas naranjas que merezcan la mirada y los primeros maceración carbónica del año. Dicho y hecho. La cosa es que uno es de hacer platos limpitos. Tratándose de pescado, en la medida de lo posible, intento que estén sin espinas. Puesto en el asunto, y fruto de esta menesterosa limpieza, resultaron un puñado de espinas y pieles. ¿Tirarlas? ¡Eso nunca! Al congelador que se fueron, que ya se me ocurriría qué hacer con ellas.

    La oportunidad les llegó recientemente. Tenía yo el domingo ánimo de rossejat y como el caldo de verduras iba a ser un algo sosaina decidí que una vez rompiera el hervor aquellos restos congelados me iban a venir muy bien pues bastaría dejar que se infusionaran para tener un caldo sabroso para el rossejat.

    Ahora ya podiamos tirarlas… o no. Toda vez que el caldo fue colado al recipiente donde pergeñaba el fideístico asunto en el colador quedaron esos restos listos para ser desechados. Sin embargo me quedé mirándolos pensativo.

    … el tercer entierro de Melquiades Estrada.

    Las espinas ya no era capaz de darles otro uso, pero ¿y las pieles? Tenían un aspecto intacto y al tocarlas se las notaba bien de colágeno. Sí, las pieles todavía podía darles otro uso más. Debidamente secas supusieron un excelente aperitivo en forma de crujientes cortezas de pez. Bastó con pasarlas por una sartén con una buena cantidad de aceite, cubrirse con el neopreno porque saltan como Chuck Norris, y al poco tienes un excelente aperitivo a base de pieles de pez crujientes.

    Y así ha sido y así se lo hemos contado, estimada tribu gaudara. ¡¡ No desperdiciéis alimentos ¡!  (y tengan mucho cuidado ahí fuera)

    Saludos,

    Jose

  • #7259

    Aurelio G-M
    Participante

    Jajaja, qué grande!.

    ¿Tú has oído el chiste de ese que se quiere casar con una catalana y el padre le pregunta que qué hace cuando se come un fuet?

  • #7265

    Dani C.
    Jefe de claves

    ¡Qué bueno José! Y me ha encantado el referente cinematográfico.

    La cocina del aprovechamiento es la que suele ser más auténtica y autóctona. Las cosas no estaban para tirar comida, no había frigoríficos y los platos debían salir bien hilados durante la semana, o incluso en el mismo día.

    Un saludo

    Dani

    La vida es tan aburrida sin picante.

    • #7346

      Jose
      Participante

      Ni estaban, ni están, muy estimado Daniel. Pocas cosas me resultan de tan mal gusto, mala educación e hirientes hasta la ofensa como el tirar comida en buen estado.

      Saludos,

      Jose

    • #7698

      Jose Ruiz
      Participante

      Dios…

      Publico en www.vinowine.es

  • #7350

    Obiwan Ferran
    Participante

    Y cuántos grandes platos de nuestra gastronomía empezaron como cocina de aprovechamiento, como el arroz al horno con las sobras del puchero o las croquetas con los restos de carne del puchero o del “rostit” según fuera el caso. Ahora en cierta manera son platos que ya tienen entidad propia y que uno los hace si tiene sobras…. y si no las tiene pues se hacen! Yo de vez en cuando hago un buen pucherón de caldo y le arreo bien de gallina, jamón y otras carnes y me marco unas croquetas de rechupete. O por ejemplo, para hacer el arroz al horno hago el “puchero” expresamente también. Son platos que empezaron como cocina de aprovechamiento y como están tan ricos, si no hay “sobras” nos las inventamos para poderlos hacer, no sé si me explico. Saludos!

    Ferran

    • #7351

      Jose
      Participante

      Aprovechamientos que, con el tiempo, se trascienden a sí mismos para ser un escalón más en la gastronomía. Ole.

      Saludos,

      Jose

      • #7354

        Dani C.
        Jefe de claves

        Con lo buenas que están las congelados y trabajazo que cuesta hacerlas en casa… XD

        La vida es tan aburrida sin picante.

  • #7626

    Jose
    Participante

    ¿Está Melquiades? Qué se ponga.

    La vuelta al cole. Entre esto y las vacaciones están las cuentas corrientes pa’verlas. Amos pa’llá…

    Sabéis eso que cueces patatas para hacer ensaladilla rusa (si vais a un bar-osea se llamará “Nuestra ensaladilla”), pues el agua no la tiro, porque las cuezo sin piel, eso también. La guardé para que fuera el caldo base en el puchero que se cierne en el fogón al primer frescor de final de verano.

    ¿Qué más tenemos por ahí? Pues que a la ensalada le pongo las hojas más bonitas y lustrosas, no las feíllas de fuera. Esas no las tiro, desde luego. Las uso para hacer gazpacho de lechuga. Pero es que ya me salía por las orejas, de modo que congelé unas cuentas.

    Mmm… el puchero se va perfilando. Algo de pan tenía también de algún recorte sobrante, que frito iría bien para la picada. ¿Estaría bien un puchero de esos en los que además hay una pelota de huevo y pan rallado? ¿A qué sí? ¡Pues también tenía en el congelador de cuando hice hace unos meses unos extremeños repápalos. Ya véis, ¿cuántas veces os sobra güevo y pan rallao de rebozar algo? Pues formad una pelota, la freís y ya fría la congelais. Ya tenéis pelotos pret-a-porter para vuestros invernales pucheros. ¡No tiréis nadaaaaaaaaaaa!

    Claro, que también me viene bien que en temporada compro habas, guisantes y alcachofas y moran mi congelador para alegrarme la vida de forma sencilla.

    Pues nada señores, señoras, que todo ese cúmulo de sobras, restos, desconciertos y demás que suelen ir a la basura en muchos hogares en el mío se convierten en una feria de retales con un sentido propio y un sabor nuevo: Pipeo malagueño.

    Bon profit (¡y no se tira nada!)

    Jose

    • #7646

      Dani C.
      Jefe de claves

      Joer, te admiro. Yo no es que tire a diestro y siniestro, pero no llego a ser tan organizado ni aprovechar tanto como tú. Algún recorte de verdura, como los rabos de los puerros o los ajos tiernos, alguna media patata, pero nada comparable.

      La familia de mi padre es de Cuenca y hacen algo muy parecido a los repápalos, pero los llaman bocadillos. Igual los meten en un potaje que los hacen en almíbar y son de postre.

      Saludos

      Dani

      La vida es tan aburrida sin picante.

      • #7648

        Jose
        Participante

        Estos pelotos creo que son comunes en bastantes lugares, y en cada cual su nombre, claro; y en cada cual su particularidad, con algo de jamón o sin él, con perejil o sin él, con yerbabuena o sin ella.
        Salado convertido en dulce, como dices. Como las migas canas o esas migas tradicionales que un día son saladas y al día siguiente se desayunan con un chorreón de chocolate.

        Saludos,

        Jose

        • #7649

          Dani C.
          Jefe de claves

          Coooooorrecto. Ese es el  concepto.

          La vida es tan aburrida sin picante.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Compártelo