Gabriel Argumosa

  • Por esta tierra, cuando se pone arroz a la cubana, por ejemplo en los menús, nunca se acompaña de plátano.¿Ignarar el detalle?

    Saludos

  • Pues ya ves que no. Proceden, creo, de Asia todos. Las bananas son adaptación con los años al clima y terrenos de América. Como las uvas….

    Saludos.

  • Llevamos una mala y larga racha: COVID, Filomena, inundaciones varias y por último, aún está presente y sin fecha de finalizar, el volcán de la isla de La Palma. Preocupante es la dichosa racha, aunque existe gen […]

    • Juer Gabriel, es que no hay post tuyo que no aprenda algo: me hubiera jugado un millón de euros (si lo tuviera) a que los plátanos eran originarios de América o de África, jamás de Europa.

      ¿Y las bananas?

      Abrzs

    • En mi casa nunca se comió el arroz a la cubana con plátano frito, ni conocía a nadie que lo hiciera. Luego ya llegó la moda, la incorporamos unas cuantas ocasiones y ya se acabó. Hoy en día tampoco lo hago con plátano frito, me saca a mí ese sabor del plato del arroz. Lo que me ha dejado ojiplático ha sido lo de las empanadillas de plátano de su santa madre. ¡No habrás perdido la receta! ¿Las sigues haciendo, Gabriel?

      Y sí, hay que apoyar a un producto patrio de fama internacional. En casa los comemos bastante, el niño de postre y yo muchas veces para merendar o almorzar.

      • Hola Dani, en mi casa se ha comido el arroz a la cubana desde que tengo uso de razón, era una comida muy “de viernes”, no me digas por qué.
        El plátano frito nos costó a mis hermanos y a mí que nos gustara, mis padres sí lo comían con el plátano desde siempre.
        Por cierto, que mi madre solía añadirle longaniza de Aragón, de la fresca, y chorizo, ambos fritos. Era auténtica porn food, uahhhh, que voluptuosidad.

        • ¡Qué curioso que les gustara a tus padres! O vamos, que lo conocieran así.

          Es que por aquí, el arroz se come de tantas formas…. Pero claro, ya no lo llamábamos a la cubana.

      • Por esta tierra, cuando se pone arroz a la cubana, por ejemplo en los menús, nunca se acompaña de plátano.¿Ignarar el detalle?

        Saludos

  • El buen producto se aprecia de la mejor manera solo. Saludos.

  • Aqui solo en temporada y no se valoran de forma adecuada, cmo lo hacen en esas regiones que citas. Pero yo tambien las uso en conserva y salen bien buenas. Saludos.

  • Muchas gracias Aurelio, si lo piensas tiene el nombre su lógica.

  • El verano se fue y se abre una nueva etapa del año tanto en lo laboral, en lo social y en lo gastronómico. Y sobre esta época del año escribió el malogrado gastrónomo Caius Apicius: “Sería ahora cuando tendríam […]

    • Juer Gabriel, con tus post siempre se aprende algo, no pensaba que de las pochas tuviera alguien nada que enseñarme, en mi casa de Zaragoza mi madre las hacía en temporada un día a la semana, y de mil formas.

      Pero lo del origen del nombre, lo del aspecto “pocho” jamás lo había oído!

      Me ha encantado, gracias por tus enseñanzas.

    • Muy bueno, Gabriel. Frescas solo las he comido en Navarra y en La Rioja, aquí tiro de conservas, que salen muy ricas, la verdad, en cuanto son de cierta calidad.

      Aprendiendo siempre un poco más de gastronomía contigo.

      Un saludo
      Dani

      • Aqui solo en temporada y no se valoran de forma adecuada, cmo lo hacen en esas regiones que citas. Pero yo tambien las uso en conserva y salen bien buenas. Saludos.

    • Me encantan. Cuando ha sido posible desgranadas y congeladas para pasar feliz el invierno, como un Descartes que en lugar de pluma usa cuchara. Sólo con vegetales que pasados por la batidora y con algo de perejil ligan una suerte de “salsa verde” todo mantecosidad.

      Saludos,

      Jose

  • Una frase de Winston Churchill, os puede dar una idea de la importancia del gin-tonic: «El gin-tonic ha salvado la vida y la mente de más ingleses que todos los médicos del Imperio».

    Los británicos llev […]

    • Oye Gabriel, ya sabes que fui uno de los locos de los gin-tonic, que tenía en casa más de 20 gins diferentes y, a lo que voy, también más de 20 tónicas diferentes, las buscaba por todos lados. Y lo que experimenté, es que cuanto más rica en quinina era la tónica, más me gustaba… y peor me sentaba, ¿a qué se deberá, doctor?

      • Jose respondió hace 3 meses

        Mosquis. A mi me pasaba igual. De jovenzuelo, alguna vez intenté el asunto de gin-tonic, y oye, es tirar de tónica sin nada más y ya me doy la vuelta como un calcetín 😕

        Saludos,

        Jose

  • Si volvemos los ojos hacia una gastronomía que cumpla los dos conceptos “de siempre y con raíces”, nos encontramos con la casquería. Viniendo al paso la frase de Gustave Payot: “Cuando más tendemos a una vida mo […]

    • No me había fijado yo en el detalle de que en Cantabria no le echáis morcilla, por mí mejor, igual que adoro la buena de arroz, odio esas ácidas que echan a fabadas y tal y que te repiten 9 semanas y media.
      😉

    • Jose respondió hace 3 meses

      ¡Bendita inmigración, que mantuvo viva la casquería en el interludio que fue desde nuestro reciente nuevorriquismo al advenimiento de los chefs de renombre!

      Saludos,

      Jose

  • En las últimas ediciones de la RAE han aparecido nuevos nombres del mundo de la gastronomía, pudiendo resultar demasiado prolijo enumerarlos todos, pero como muestra os dejo tres detalles:

    Gastrobar: d […]

    • Tauromaquia y gastronomía es en mi opinión donde nuestra lengua alcanza su máximo esplendor.
      Y me hace mucha gracia el “bacalao club Ranero”
      Interesante post, Gabriel!

  • El origen de la sidra se ubica en Asia y también la elaboraron griegos y romanos. Como el clima más favorable para las manzanas resulta ser el fresco y húmedo, se desarrolló mucho el cultivo de las mismas en la […]

  • Buenos dias. El pulmón, comido solo es muy “rarito” en boca. Saludos y Gracias.

  • La asadurilla, que es una delicia si tiene unas buenas porporciones, se ve cada dia menos en los restaurantes o locales de comida. Muchas gracias y un saludo.

  • Pues si, tanto Abraham García como Javi Estévez han apostado por la casqueria, con acierto. Saludos.

  • La palabra “casquería” provoca reacciones diversas y extremas, pues se trata un producto que no deja indiferente, y que provoca reacciones de rechazo y de encandilamiento, a partes iguales.

    En los inic […]

    • Buen artículo Gabriel, rescatando y “poniendo en valor” nuestras cosas de siempre, tal como acostumbras.
      Si yo dijera 10 de mis platos favoritos, al menos tres son casquería, uno de ellos, la asadurilla, está por encima de todos a mi gusto, si está bien hecha es un manjar de los dioses.
      Abrazos

      • La asadurilla, que es una delicia si tiene unas buenas porporciones, se ve cada dia menos en los restaurantes o locales de comida. Muchas gracias y un saludo.

        • No hace mucho, en un bar/restaurante de Oña (Burgos), le dije a la dueña y cocinera, que es amiga y tendrá unos 55 años, que por qué no hacía asadurilla. Me contestó: “¡Quita quita¡, ¡asaduras!, madre mía con las que he comido yo de cría, ¡ni lo sueñes!” Y me preguntó extrañada: “¿Pero eso te gusta a ti de verdad?”

          Y me quedé sin asadurilla oye. En ningún bar del pueblo me las hacen. Picadillo, callos, morro, oreja… donde quieras, pero asadurilla es que no hay manera. Ni en Oña ni en Frías ni en Trespa. Me tengo que llegar a Burgos, al Riojano, pero me lo han cerrado, me cuentan mis primos que todavía queda uno en el barrio de Gamonal, este verano iré.

          ¿En Cantabria es más fácil encontrar asadurilla en los bares?

    • Suelo recordar las palabras, no tan lejanas, de Abraham García, quien decía que la casquería, su cocina y, aun más, su presencia en los mercados tradicionales estaba en declive y camino de la desaparición, hasta que por fortuna para ella llegó la inmigración a nuestro país y con ello la recuperación de estas.

      Por otro lado su libro “De tripas corazón” es bien variado en recetario, siempre con el tamiz de su prosa.

      Saludos,

      Jose

    • Muy buen artículo Gabriel, la casquería va reconquistando la posición que se merece, bien es cierto que hay casquería y casquería, los hígados, los riñones, los callos, las mollejas, las orejas, las carrilladas etc.. pienso que estos nunca se han dejado de trabajar, lo más complejo son otras partes que “pasan” de manera más difícil. Un día me invitaron a una comida colombiana, que bueno estaba todo por Dios!! pero sacaron un plato y empezaron a mirarme de reojo, malditos satanes que me han puesto? bueno pues se trataba de pulmones fritos y aunque comestible la textura era terrorífica (a mi gusto chiclosa).

      Estuve en el restaurante de Javi Estévez y salimos encantados y este tipo de restaurante ser verá cada vez más porque mucho de lo que se denomina casquería debería estar en lo más alto, solo hay que saber trabajarlo.

      Quizás en este tiempo de lo políticamente correcto se debería dejar de utilizar esta palabra “casquería” y entender todas las piezas por igual algunas más complejas de trabajar que otras y de siendo así la casquería solo es para manas expertas que sepan sacarle su máximo partido.

      Toni

      • Buenos dias. El pulmón, comido solo es muy “rarito” en boca. Saludos y Gracias.

      • Por sí solo es un poco rollo. Igual que te puedes comer un plato de anticucho bien feliz con pulmón, pueees no es tan agradable. Sin embargo tiene su lugar como parte de la asadura. Ahí, con sus demás colegas interiores, tiene su lugar.

        Saludos,

        Jose

    • Por cierto, ¡vaaaaya fotacas! 😉

  • En 1881 el rey Alfonso XIII visitó Tresviso y nombró caballero cubierto a Juan María López alcalde de Tresviso, degustando sus quesos de tipo picón. Y en 1986 en Barcelona Alimentaria, se realizó la primera cata […]

  • Siguen exisitiendo, salvo en algunos pueblos que lo prohiben de forma expresa. Saludos.

  • Efectivamente, los distinguen de forma clara, al igual, que en los pueblos, cada vecino sabe cuando ladra un perro , de quien es el que lo hace. Saludos.

  • Habéis leído bien, la gastronomía y los cláxones tienen un nexo de unión en muchos lugares de nuestra geografía nacional y no menos en muchos pueblos de mi Cantabria natal.

    Me voy a explicar. Gastr […]

    • Leía hace meses (aC) acerca de una organización en Castilla-León que en cierto modo cubría servicios de la España Vaciada. Quizá una evolución de lo que ya era tradicional en los pueblos, que el repartidor de pan lo mismo te traía la medicina que un paquete de algo. ¡Hasta un borriquillo habían llevado estos otros!

      Sigue habiendo repartos en los pueblos, a toque de claxón, que casi cumplen una función social. Guardo este vídeo como ejemplo de muchas cosas de una realidad que sigue ahí, en mi opinión, para bien: https://www.youtube.com/watch?v=gwnIwsxayo0

      Recuerdo, también, siendo un crío y alucinar con cómo en el pueblo eran capaces de distinguir al panadero del que repartía aceite o pimientos por el sonido del claxon (8-D

      Saludos,

      Jose

      • Efectivamente, los distinguen de forma clara, al igual, que en los pueblos, cada vecino sabe cuando ladra un perro , de quien es el que lo hace. Saludos.

      • Jose, yo que era solo un veraneante de tres semanas, también distinguía los claxon.



        Sobre todo por la megafonía que les acompañaba (“¡eeeeeeel peeeeeescateeeeeero de Santooooooña”) jajajajajaaja

        • … pero quillo, que yo al pueblo he ido 4 veces (sic) en mi vida y una semana escasa en cada ocasión 😀

          Saludos,

          Jose

          P.S. … y una de ellas era con 3 años.
          P.S. II … y me fugué a la vaquería y allí me encontraron horas después, enredando entre animalitos de cientos de kilos ^__^

    • “El Pescatero de Santoña”, “El panadero de Frías” (que también traía prensa y correo), “El Heladero”, “El Carnicero”, “El Cuchillero”… y “Motil”, una especie de supermercado embutido en una camioneta.

      Qué recuerdos de infancia. Todos ellos pasaban en verano por los pueblecillos del norte de Burgos, dando alegría y vida a los mayores… y tormento a los jóvenes, quienes, resacosos, veíamos interrumpidas nuestras pocas horas de sueño por las estridentes bocinas y las escandalosas megafonías con las que anunciaban su presencia.

      Aún quedan, este verano lo comprobé.

      Tus post siempre me traen gratos recuerdos, muchas gracias Gabriel.

  • Aquí en Cantabria, “la legumbre de a diario” han sido siempre las alubias, pues se cultivaban mucho junto con el maíz, los festivos eran los garbanzos, y en tercer lugar las lentejas, con zanahoria y poco de chorizo.

  • Cargar más