Gallina Negra



Ubicación: Carrer de Roteros, 16
       Valencia (Valencia/València)
       España
Código Postal: 46003
Teléfono: 960033780
Horario: Cierra domingo y lunes noche y martes todo el día.
Menciones:
Tipo de cocina: Actualizada y Creativa
Te puede interesar:
Web:
Precio estimado: 35,00€

Valoración media :  
5 stars   0
4 stars   0
3 stars   2
2 stars   0
1 stars   0
4 estrellas de 2 Valoraciones
Cocina 4 4
Servicio 4 4
Local 3 3
Servicio del vino 3 3
Relacion calidad-precio 4 4
Compártelo

13 comentarios sobre “Gallina Negra

  • el 10 febrero, 2019 a las 19:47
    Permalink

    Me lo había aconsejado @dani, llevaba bastantes semanas intentando ir y no había manera, nunca había sitio, por algo será, pensé… Y efectivamente, por algo era: se come muy, muy bien, una cocina desenfadada, fresca, actual, multirracial, en el vivido barrio de El Carmen de Valencia.

    El local es simpático, modernote y austero, cierto aire de rusticismo renovado. Las mesas de dos son altas y pegadas a la pared.

    La carta contiene exactamente 16 platos y 3 postres, una tendencia que se está poniendo de moda: poquita oferta pero buscando la excelencia. Te cuesta elegir porque apetecen todas, pero todas. Al final nos decidimos por:

    —– Ensaladilla rusa / Croqueta de jamón ibérico / Berenjena ahumada con bonito y pesto / Coca de aceite con lengua, pimiento y huevo / Magret de pato con mole poblano / Tarta de queso —–

    Todos los platos que probamos son especiales, tienen su puntillo, son diferentes, excepto la croqueta, que es como tiene que ser pero excelsa. Divertido el detalle de la coca, que emplatan recreando una hamburguesa, con dos capas de coca, la lengua a modo de burguer, huevo y pimiento, y algo pochado muy dulce (¿boniato quizás?) en el papel del ketchup. El magret con mole, muy rico, lástima que no llevara más mole, el plato lo pide, más cuando está refrescado por la piña asada y recrujido por el maíz.

    El servicio, vamos a personalizarlo en Sara, no puede ser más simpático, empático, comunicativo y detallista. Qué tía más maja, de verdad.

    Escueta carta de vinos, tomamos un fino Inocente de aperitivo y una botellita de cava Ciento volando, resultón y económico.

    Cuánto tenemos que agradecerle a Ricard Camarena los que vivimos en Valencia: además de poder disfrutar de los cuatro restaurantes que tiene en la plaza, de sus fogones sale gente que luego se monta sus negocios con propuestas tan interesantes como esta, o Dos Estaciones, o…

    Valoración media 3 3
    Cocina 4 4
    Servicio 4 4
    Local 3 3
    Servicio del vino 3 3
    Relacion calidad-precio 3 3

  • el 7 diciembre, 2018 a las 16:46
    Permalink

    Visita: 3/10/18
    Cuando nos dijeron que unos “ex-Ricard” estaban haciendo ruido por el barrio de El Carmen, no tardamos en acudir a ver qué tal era su propuesta. El local destila juventud, dinamismo y buen rollo, que es a lo que íbamos. Cocina sin fronteras, joven y atrevida, tan atrevida como empezar con una croquetas de jamón que estaban de 10 como acabar con un cous-cous de cangrejo, un juego muy interesante de sabores donde se nota la maestría en los fogones. Algo más fríos nos dejó su steak tartar al que le faltaba algo de punch para estar a la altura del resto del menú que completamos con unas gambas al ajillo muy ricas (tranquilos, son unas gambas al ajillo “ilustradas”) y un carpaccio de lengua muy, muy rico.
    La bodega es algo corta pero tiene cosas interesantes. Servicio acorde al local, más amable que eficiente, pero a nosotros nos bastó para pasar cenar muy bien en el olvidado barrio de El Carmen.
    El Carmen se mueve y eso es algo que nos gusta, un poco ya hartos de los barrios de moda que cada vez nos atraen menos por todas las incomodidades que eso conlleva.

    Valoración media 3 3
    Cocina 4 4
    Servicio 3 3
    Local 3 3
    Servicio del vino 3 3
    Relacion calidad-precio 4 4

Deja un comentario