Berberechos a la brasa L Güeyumar


Productor: Conservas Güeyumar S.L. - España
Tipo de producto: Conserva de mar
Procedencia/Origen: Ribadesella (Asturias)
D.O./Zona/IGP:
País: España
Precio medio: 22.00€ / Lata
Elaboración: Berberechos a la brasa conservados en aceite de oliva virgen extra y chile habanero
Premios: Ganadora Concurso de Patentes CEEI 2017
Web: https://gueyumar.es/

Valoración media :   
5 stars   0
4 stars   1
3 stars   0
2 stars   0
1 stars   0
Valoración 5
Relación calidad-precio 3
Compártelo

14 comentarios sobre “Berberechos a la brasa L Güeyumar

  • el 6 octubre, 2019 a las 19:33
    Permalink

    Vaya berberechos! Caros, sí, carísimos, una lata de 70 gramos peso escurrido, 22€, pero vaya berberechos. Lo de conservas Güeyumar es otra liga, otra dimensión. Los berberechos son sublimes, al nivel de las sardinas de esta casa o las navajas.

    Abel Alvarez las elabora en su propio restaurante, Güeyu Mar, en la súper parrilla que protagoniza su propuesta. Me comentó que lo hace por las tardes, entre servicio de comida y de cena. Las asa a la brasa dos veces, la primera de ellas con cáscara menos de un minuto para poder retirarla. Usa un coupage de maderas de haya, roble y abedul y las conserva en aceite de oliva virgen extra Arbequina de Castillo de Canena, con un leve golpe de chile habanero.

    La mordida es un espectáculo, firme, prieta, suave, carnosa. El aceite es muy potente, habrá a quien le parezca incluso algo invasivo. Abel recomienda separar los berberechos del aceite, colarlo, emulsionarlo y volverlo a verter por encima. Yo la verdad es que nunca lo hago, tengo que probarlo algún día, aunque ya degusté así las sardinas en el propio restaurante.

    La sensación táctil y gustativa es un puro deleite (estas son las L, no quiero ni pensar cómo serán las XL), y ese fondillo levemente picante que confiere el chile ya es para morirse.

    P.D.: Con el aceite que sobra, no puedo ni imaginar las maravillas que podría hacer @jose 😉 Yo, más limitadito que él, lo he usado en una sencilla ensalada de pasta y casi me desmayo de placer.

    Valoración 5
    Relación calidad-precio 3

        • el 12 octubre, 2019 a las 14:00
          Permalink

          Me comentan por ouija intennna que he sido invocado. Esos aceites son buenos hasta como after-shave (yo soy ultradelicado y eso incluye mi natural epitelio).

          … estoy dándole vueltas últimamente al uso de estas cosillas ahumadas. En concreto tengo ya entre ceja y ceja un escabeche ahumado. Ese aceite seguro que iría de perlas en ello.

          Y @aurelio, ¿cada vez menos panarra? ¡Cagontó! Te acabo de bajar 10 puntos el apreciómetro. Bueno, hubo un tiempo en que yo dejé de comer pan. Comencé a comer mejor pan y ya no he vuelto a abandonarlo. No como mucho pan, pero el que como, riquérrimo ^__^ Que he descubierto hace ná el panazo de patatas revolconas de la panadería Tahona de Sotillo (de Sotillo de la Adrada) que le llama a dios de tú.

          Saludos,

          Jose

          P.S. Homo madrileñensis, ese pan ha comenzado a hacerlo también la panadería Corteza y Miga en Parla. ¡Id y comprad ricos panes! #denada :-p

          • el 12 octubre, 2019 a las 15:01
            Permalink

            Hombreeeeeé!
            Mira quién asoma el morrico por aquí!
            Jaja
            Oyes, pues sí. hace unos años me quité drásticamente el pan y los dulces (nada más, de hecho aumenté la ingesta de vino) y bajé como 20kg
            Desde entonces, ya no es drástico pero procuro no comer pan ni dulces, y en cuanto al pan, siento caer aún más en tu apreciómetro, pero es que cada vez pienso más que no me aporta nada. Un día me comí unos callos madrileños sin pan (no hago eso normalmente), y los disfruté como un bellaco, ¿cómo lo ves? Yo creo que es insuperable, iguálamelo
            XXD

            • el 12 octubre, 2019 a las 15:07
              Permalink

              Sin duda no aporta nada… el mal pan. Si es un buen pan aporta tanto como unas buenas sardinas, un buen vino, un buen queso. El pan no es esa cosa de 2 céntimos sin sabor. Un buen pan es gloria bendicha.

              Un día me comí un pan sin callos madrileños. Tú mueves :-p

              Saludos,

              Jose

              • el 12 octubre, 2019 a las 19:15
                Permalink

                Ufffff, chico a mí Burgos no me deja frío, pero el pan sí. A ver, que no digo que no me guste, pero puedo prescindir, y bien y tal pero… por ejemplo en un menú degustación largo, me sobra.

                No muevo, me has hecho mate… y lo sabes. XXD

                • el 12 octubre, 2019 a las 19:37
                  Permalink

                  En un menú degustación la totalidad del mismo es superflua. El conzeto es la base de un menú degustación y en función de este tendrá o no sentido. El mismo que puede tener en el mismo la carne, el pescado, la mantequilla, el aceite de oliva, la verdura, el marisco; lo crudo y lo guisado. Lo frito y lo cocido… En esos menús no basta con poner algo porque sí, ha de formar parte de un hilo conductor. Cualquier elemento fuera del mismo será un elefante en la habitación.

                  Saludos,

                  Jose

                  • el 12 octubre, 2019 a las 20:29
                    Permalink

                    Joé, es que en este tema yo creo que tocamos sensibilidades…
                    Pero, fíjate, tú vas a tomar un degus en un restaurante del copón, y en el 95% de los mismos te sirven 3, 4 o 5 tipos de panes. Bien, si para ellos fuera algo importante o conductor, te ofrecerían o te servirían directamente un tipo de pan con cada plato, maridando y tal, pero… no. Te dejan elegir de modo que te acabas tomando un pan de algas con la carne roja, uno de romero y aceitunas negras con las ostras…

                    • el 12 octubre, 2019 a las 20:37
                      Permalink

                      Toquemos, toquemos, que eso es bueno 🙂

                      Hay casos en que eso ocurre. Desde luego. Sin duda son menús fallidos. En ellos no debe faltar nada, claro, pero lo que no puede ser es que sobren elementos.
                      Un plato está completo cuando ya no queda nada por quitar. Un menú, tal que igual.
                      De igual modo en que en muchos menús (en casi todos de hecho) me sobra la carne, o el foie (en el 99,9999999% de los casos) me ocurre con el pan. Lo que está ha de estarlo por que forme parte del concepto que se quiere mostrar.

                      Saludos,

                      Jose

                    • el 12 octubre, 2019 a las 20:52
                      Permalink

                      Ya no me deja responderte! Hemos tocao techo!
                      @dani ayudaaaaaaa, ya no pueo respònder a @jose, hemos debido llegar al máximo de interactuaciones ¿?
                      P.D.: Jose, yo creo que lo fallido somos los humanos más que los degus, que mojamos (mojáis jeje) pan hasta en el agüilla de las ostras XXXD

Deja un comentario