La Mona de Pascua

Unos días antes del Jueves Santo era normal ver, desde por la mañana temprano, un desfile de señoras hacia el horno. Eran las abuelas, las madres, llevando bajo el brazo el arreglo para hornear un monumento gastronómico para los niños. Los que estábamos en el pueblo lo esperábamos como agua en mayo, para los que venían de Valencia a pasar las vacaciones era como tocar el cielo.

Hornazo, o Mona de Pascua, con huevo duro.

Tradición del pueblo

Desde que recuerdan los mayores del pueblo, siempre se han hecho estas monas, también llamadas Hornazos. Pregunto a una señora nacida en 1934 y me dice que este será el primer año que no va a comer una mona como Dios Manda. Era la costumbre y era una fiesta. Se comía el Domingo de Pascua, cuando se iba al campo a celebrarlo en pandillas.

Receta “auténtica” ofrecida por la panadera del pueblo para todos vosotros:

Para hacer la masa:

  • un vaso de agua
  • una poca levadura
  • un pellizco de sal
  • la harina que te admita
  • tres huevos
  • un cuarto de aceite
  • grasa de las longanizas de la orza
  • un poco de matalauva
  • dos puñados de azúcar para que coja algo de color
  • Cuando la masa ya ha subido, se hacen las particiones desde la base, otra igual para taparla y otra para la culebra (lo que rodea y va cubriendo el hornazo). Otro puñado de masa será para los detalles.
  • Se rellena con huevos duros, lomo, longanizas y tajadas de costilla.
  • Se unta huevo con un pincel antes de meterlo al horno (de leña).

Me dice que en aquellos años se llegaban a hacer casi 200 hornazos. Recibían muchos encargos de los restaurantes cercanos. Recuerda haber hecho monas con hasta 12 longanizas, 12 lonchas de lomo, 12 tajadas, 12 huevos, monas que pesaban más de 3 kilos.

Hoy en día ya es todo más sofisticado. Lo normal es comprarlas ya elaboradas, con huevos cocidos de colores y con diseños fashion.

Pero la magia de la Mona de Pascua se vive con la misma emoción seguro, y esperemos que vengan tiempos mejores para disfrutar este manjar y por supuesto romper el huevo cocido en la frente de algún amigo. Risas y recuerdos.

Gracias a todos mis amigos panaderos y a Carmen por habernos abierto su cuaderno de recetas auténticas.

Más fotos en mi web ©Albertina Torres

Compártelo

Albertina

Fotografiando el mundo desde la España rural, con mucho vino, comida y sobre todo personas.

albertinatorres has 3 posts and counting.See all posts by albertinatorres

10
Leave a Reply

Por favor Inicia sesión para comentar
4 Hilos de comentarios
6 Hilo de respuestas
5 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
5 Comentarios de los autores
Aurelio G-MJoseAlbertinaDani C.bluffant Comentarios recientes de los usuarios
  Suscribirse  
Lo más nuevo lo más antiguo lo más votado
Notificar por
Aurelio G-M
Usuario

De qué pueblo del interior es la receta, Albertina?

Me despierta curiosidad por lo de “hornazo”, no conocía su aplicación como sinónimo de mona de pascua.

Sí conocía algo parecido a lo que comentas, el hornazo salmantino, uno de los platos típicos de allá, que seguro conoces, similar a una empanada gallega pero rellena de jamón, lomo adobado y otros embutidos ibéricos

Jose
Usuario
Jose

Hola Aurelio,
disculpad que me inmiscuya 😉

En el (¡extraordinarísimo!) libro de Ibán Yarza “Pan de pueblo” se puede observar la maravillosa polisemia del pan. Ese tipo de monas tradicionales (las del güevo me refiero) se pueden encontrar, por ejemplo, también en Madrid y con ese nombre y en Huelva, si bien en este segundo caso se trata de una preparación diferente aun con el nombre de hornazo.

Saludos,

Jose

P.S. Para los más curiosos. En el caso de Madrid se puede ver en Titulcia y en el caso de Huelva en Trigueros.

Aurelio G-M
Usuario

No sólo disculpo sino que agradezco!
Pues no sabía yo que el término hornazo estaba tan extendido oye, yo solo conocía el salmantino que, por cierto, qué cosa más rica.

bluffant
Usuario

Mola el artículo. Que morriña entra ahora de ver esto, la mona de pascual, echo de menos ira a comprarla para mi hija y ahijadas, así que esta vez nos tendremos que apañar con nuestras manitas y nuestro horno.

Dani C.
Admin

Me encantan todas las fotos y el relato. Los que hemos crecido en un pueblo seguro recordamos el olor de la Pascua, de las monas horneándose en casa o llevándolas al horno del pueblo.

Hay algo que me encanta de tu receta, que es como hace mi madre me cuenta sus recetas:

la harina que te admita

@jose que es un panarra de pro, sabrá que esto es una medida es un quebradero de cabeza. Solo si ya sabes hacer la receta sabrás el agua que admite esa harina, pero es tan de tierno. Así se trasmitían siempre las recetas y ahí reside también su magia.

Jose
Usuario
Jose

Sí, ese “la que admita” me ponía de los pelos. Ahora lo miro con ternura porque más o menos sé qué pinta tiene que tener cada cosa y por dónde van los tiros ^__^

Saludos,

Jose

Dani C.
Admin

Claro, una vez tienes claras las texturas es relativamente fácil.

Mi madre, cuando le pregunto cuánto X le pongo para 4 personas (por ejemplo), me dice: “pues para 4”. En fin….

Jose
Usuario
Jose

“Lea números negros” ¡¡¡ Qué bonituzzzzzz de báscula !!!! ^_____^

Saludos,

Jose