Anchoas. ¿El precio hace el aprecio?

La anchoa más apreciada del Cantábrico, se captura de abril a junio, durante la llamada “costera”. Su precio en lonja triplica holgadamente, a la que se captura a partir de verano, y en ocasiones la relación llega a ser hasta de diez a uno.

Se da la circunstancia de que la grasa entorpece el proceso de salazonado y dificulta la maduración. Pero resulta que la anchoa de primavera se encuentra en ese momento en pleno auge reproductivo, por ello concentra toda su grasa en las huevas, de tal forma que la sal, penetra limpiamente en sus lomos.

Anchoa de primavera, donde se aprecian las huevas.

En cambio, la anchoa que llaman “de retorno”, la capturada a partir de agosto y más al norte es de mayor tamaño, pero con mucha más grasa, que desafina su sabor durante la maduración y no consigue ni de lejos la finura ni los exquisitos matices que a las de primavera le aportan las huevas.

De hecho, a lo largo de cada costera hay diez días excepcionales que son los que preceden al desove. Alguien se preguntará cómo conseguir una lata de anchoas capturadas en ese periodo. (Continuará…)

Diferencias entre una anchoa de primavera y una de retorno.
Compártelo

4
Leave a Reply

Por favor Inicia sesión para comentar
4 Hilos de comentarios
0 Hilo de respuestas
4 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
4 Comentarios de los autores
Javier de CastroGabriel ArgumosabluffantAurelio G-M Comentarios recientes de los usuarios
  Suscribirse  
Lo más nuevo lo más antiguo lo más votado
Notificar por
Javier de Castro
Admin

Muy interesante, gracias Rafa. Qué importante es tener en cuenta las temporadas. En la conserva es más complicado de seguir aunque, como bien comentas, no menos importante. Esperamos más entregas.

Gabriel Argumosa
Usuario

Te felicito. Esperando la segunda entrega.

bluffant
Usuario

Muy interesante!!! perooooo continuará, yo me lo pregunto!!! estaremos al tanto. Adoro la anchoa.

Aurelio G-M
Usuario

Yo me lo pregunto, Rafa!

(enhorabuena por tu debut en los blogs de Gaudaru, ole!